Hace mucho que no publico una receta dulce, y justo esta semana trasteando he encontrado una receta que me ha encantado en el blog de  Lucía Gómez.

Desde hace más de un año es mi apoyo en el tema culinario, a mi me gusta porque además de tener recetas deliciosas son sencillas.

Si es posible me gusta publicar recetas con alimentos de temporada ya que son más económicos y tienen más nutrientes.

Y además para mi es súper importante el cuidado de la microbiota, así que hoy lo voy a bordar!.

La base de la receta de esta semana es el boniato que es el rey del otoño y que además contribuye a la salud intestinal.

El boniato también se conoce como patata dulce o camote y es fuente de:

  • fibra
  • vitaminas: A, CE y ácido fólico
  • minerales: hierro y potasio
  • antioxidantes

Para que la fibra del boniato sea un prebiótico tienes que meterlo en la nevera en cuanto se haya hecho. Ese choque de temperatura modifica la estructura del almidón y se convierte en un alimento para las bacterias intestinales.

Aquí te dejo la receta de hoy:

Ingredientes 

1 boniato

1 plátano

1 puñado de arándanos

3 cdas de mantequilla de almendras

Semillas de sésamo

Elaboración 

  1. Una vez lavado el boniato, ásalo durante 45 minutos a 170ºC con calor arriba y abajo. *
  2. Para consumirlo pártelo por la mitad y ponle mantequilla de almendras, plátano en rodajas y arándanos.
  3. También lo puedes decorar con semillas de sésamo.

* Mi recomendación es que una vez asado lo metas directamente a la nevera y lo consumas al día siguiente.

Si quieres recetas sencillas para cada época del año te animo a apuntarte al Programa «Menús rápidos para cada época del año» de Lucía Gomez.