Cuidar de la microbiota intestinal es clave para nuestra salud. Lo bueno es que no tenemos que hacer nada especial, tener un estilo de vida saludable nos beneficia tanto a nosotras como a la microbiota.

Como parte de unos hábitos saludables está cuidar nuestra alimentación, por algo Hipócrates decía «que el alimento sea tu medicina».

Por eso en una dieta sana no nos podemos olvidar de las especias. Es cierto que no se les presta mucha atención pero es que a parte de aportar sabor a las comidas pueden actuar como una auténtica farmacia natural.

Estas 3 especias son básicas en mi cocina:

Jengibre:

Es un rizoma y se puede consumir tanto fresco como en polvo, es rico en jingerol y tiene un gran poder antiinflamatorio y antioxidante.

Algunas de sus propiedades son:

– antimicrobiano

– ayuda a controlar el malestar estomacal, la diarrea, las nauseas y vómitos

– en los dolores menstruales puede ser tan efectivo como un antiinflamatorio

– analgésico en caso de padecer migraña

– regula la glucosa

– mejora la función cognitiva

– refuerza la digestión

– baja el colesterol, la presión arterial y evita la coagulación de la sangre

Cúrcuma:

La cúrcuma también es un rizoma y se ha utilizado desde hace 2000 años como especia y colorante. Además en la Medicina Ayurvédica y la Medicina Tradicional China se ha usado por sus propiedades medicinales.

La cúrcuma es un potente antioxidante y antiinflamatorio. Para aumentar su absorción tiene que ir acompañada de pimienta negra o de grasa como el aceite de oliva o leche.

Algunos de sus beneficios son:

– ayuda a la desintoxicación y eliminación de radicales libres

– alivia dolores articulares y musculares

– antimicrobiano

– previene la acumulación de grasas, facilitando su eliminación por el hígado

– antiinflamatorio por lo que es eficaz en gastritis, úlceras, inflamación intestinal

Canela:

La canela se obtiene de la corteza del árbol del mismo nombre. Hay 2 tipos de canela, la ceylon y la cassia, ambas con beneficios similares, sólo que la cassia contiene cumarina que es un compuesto que en dosis altas es tóxico.

Las propiedades de la canela son:

– antimicrobiana

antioxidante, protege frente a ciertas enfermedades

– carminativa (ayuda a la expulsión de los gases)

– favorece la digestión

– mejora la sensibilidad a la insulina

A parte de utilizarlas en la comida también se puede realizar infusiones.

Así que, ¿te animas a probar esta infusión de cúrcuma, jengibre y canela?.

Si no quieres perderte ninguno de mis vídeos suscríbete a mi canal de youtube.