Kundalini Yoga, Amor a Primera Vista.

Desde que era joven siempre he sido muy activa, me gusta practicar todo tipo de deportes bici, esquí, buceo, correr, surf, vela, bailar, …. Me acuerdo que en muchas ocasiones me veía sola porque mis amigas eran más bien sedentarias. Ahora, además hago yoga en casa a diario y te enseñaré a cómo practicarlo.

Es curioso cómo la edad va cambiando esta pauta, seguramente es debido a que el cuerpo va perdiendo firmeza y a nadie le gusta sentir el paso de los años.

El caso es que siempre he preferido las actividades físicas al aire libre, la única actividad que me gustaba hacer entre 4 paredes era bailar.

Cuando tenía 24 años empezó a interesarme el yoga, creo que fue por la necesidad que tenía para aprender a pausar.

Recuerdo que las primeras clases para mi fueron un suplicio. Acostumbrada a actividades de acción, empezar una clase estando 5 minutos sentada respirando era como una tortura china.

Fui viendo que aunque me sentía incómoda  a la vez había algo que me gustaba. Y de repente a través de la alimentación me llego un libro de meditación de Kundalini Yoga.

Esto fue amor a primera vista.

¡Me encantó!

Empecé a practicar por mi cuenta en casa y me acuerdo que aprovechando un viaje a Londres asistí a mi primera clase oficial de Kundalini Yoga.

Fue algo muy curioso, estuvimos el profesor, una señora de unos 60 años, mi amiga y yo.

No sabes lo dura que fue la clase, estuve con agujetas 2 días, eso sí durante la clase la señora parecía la joven y nosotras octogenarias!.

El caso es que poco a poco me fue enganchando hasta tal punto que hice el curso para ser monitora de Kundalini Yoga, esta odisea ya te la contaré en ora ocasión.

Operación Bikini – Endurecer con Kundalini Yoga

Hoy es el día que he hecho del yoga una practica diaria, todas las mañanas hago 10 – 15 minutos, el secreto está en la constancia.

Fíjate, hubo un año que por la situación que tenía la única actividad que hacía eran esos 10 – 15  minutos de la mañana. Y me acuerdo que cuando empezó la temporada de esquí pensé «Ay, que floja voy a estar».

Cual fue mi sorpresa que mis piernas aguantaron como titanes y no tuve ni media agujeta. Y fue cuando pensé «Las 40 ranitas diarias surten efecto!».

Desde que me metí de lleno con Kundalini Yoga he experimentado un cambio muy importante. Ya no tengo la necesidad de estar ocupada, soy capaz de estar tranquila sin hacer nada.

Con el yoga no sólo he conseguido mantener mis piernas, brazos y glúteos en forma, sino que también he aprendido a escuchar a mi cuerpo, a sentirlo.

He experimentado el poder de la respiración, cómo el simple hecho de estar sentada respirando es como estar en un oasis de paz y tranquilidad.

Y todo esto ha influido en mi actitud ante la vida, esto no significa que no haya momentos difíciles pero la diferencia esta en como los encaro ahora.

Además lo he integrado en mi trabajo y veo el poder de transformación que tiene, el secreto está en realizar una práctica diaria. Esto es suficiente para que notes el cambio tanto a nivel físico como a nivel emocional y mental.

¿Qué necesitas para hacer Yoga en casa?

Para hacer yoga en casa no necesitas nada especial, solo un espacio en el que estés tranquila y una esterilla.

Mi recomendación es que lo practiques a la mañana, al principio te puede resultar duro levantarte un poco antes pero te puedo asegurar que si mantienes la constancia se convertirá en algo necesario.

Además puedes empezar por dedicarle 10 minutos, con lo que no te va a suponer mucho trastorno y en cambio si te va a aportar muchos beneficios. La manera en que comienzas en el día marca como será el resto de la jornada.

Ejercicios sencillos de Kundalini Yoga para practicar en casa

En Kundalini Yoga hay ejercicios muy sencillos, aquí puedes encontrar varios vídeos con ejercicios y meditaciones para que practiques desde casa.

Recuerda, no se trata de estar pendiente de si lo haces bien o mal, lo importante es que escuches a tu cuerpo al realizar los ejercicios.

Siente el movimiento de tus músculos, tus articulaciones y tu respiración, de esta manera eres consciente de hasta dónde puedes llegar.

Se trata de respetarte, escucharte y conectar contigo, no es una competición.

Y si quieres empezar a tener una rutina diaria y además acompañada de hábitos alimenticios saludables adquiere el Kit Nutriyoga.

Para no perderte ninguno de mis vídeos suscríbete a mi canal de youtube.