La meditación es una herramienta maravillosa para conectar con una misma y aprender a vivir en el presente.

Sus beneficios son bien conocidos y al practicarla a diario te ayuda a vivir la vida de otra manera, ya que te sientes mejor desde el punto de vista físico y emocional.

A parte de los estudios que lo corroboran te lo cuento por mi propia experiencia.

Desde que empecé a meditar he tenido días en los que ha sido fácil acceder a ese espacio de calma que hay en mi interior, pero también es cierto que otros días me ha resultado complicado.

Lo importante es experimentar, practicar, practicar y practicar. Es la única manera de darte cuenta si para ti puede ser beneficioso o no.

Te lo digo porque cuando empiezas es común encontrarte con algún tipo de bloqueo o resistencia.

Una meditación muy sencilla es poner la atención en la respiración.

¿Verdad que suena fácil?, pues para mi cuando comencé a practicarlo se me hacía durísimo, no era capaz de estar quieta simplemente respirando.

Eso si, a base de insistir y practicar doy fe de lo bien que sienta llegar a sentir cada inhalación y exhalación.

Por eso en el vídeo de hoy te hablo de los 3 bloqueos más comunes a la hora de meditar y cómo afrontarlos.

Dale al play para descubrirlos:



¿Te has encontrado con alguno de estos bloqueos?.

Si es así deja tu comentario, me encantaría conocer tu experiencia.

Para no perderte ninguno de mis vídeos suscríbete a mi canal de youtube.